La noche nos regala estampas y eventos mágicos. Pero es un muy importante cuidar muy bien la iluminación, no quedarse corto, pero desde luego no pasarse nunca.

Hay que mantener esa atmósfera mágica que nos regala una noche de verano, cálida y romántica.

En esta boda utilizamos gobos personalizados que extendían el jardín por toda la pared del palacete.

Además colocamos velas en todos los árboles y centros de mesas y colocamos un gran foco que iba dando luz a todos los momento importantes y sorprendentes de la boda.

Nota creada por Elena, del evento Boda de noche.